Cómo Aura cambió la forma de meditar

Estamos en una época donde no hay tiempo para ninguna de las cosas importantes, pero aún así queremos forzarlo todo para tomarnos si quiera una hora en la que disfrutar de las cosas que más amamos: escribir, practicar un deporte, hacer ejercicio, cocinar o meditar… y entonces nos surge la inquietud: ¿es el tipo de vida que queremos? Lo cierto es que para hacerlo más sencillo, hay un grupo de técnicas bastante interesantes que deberíamos probar hoy mismo. Aura es la respuesta, por lo menos, a la relajación y a la meditación.

Aura: un concepto ligero, sencillo y completo

Los especialistas comúnmente recomiendan un descanso de calidad y horas de sueño precisas para estar en completo equilibrio y poder afrontar nuevos retos en el siguiente día. Pero seamos sinceros: no es tan sencillo. Fue entonces cuando Ju Chia Lee y su equipo de creativos pensaron en algo que fuese portátil para llevarlo en cualquier momento y que por supuesto tuviera la cualidad de guía en la relajación y disminución de la tensión.

Te puede interesar: Estas gafas Otonmake pueden leer por ti, aunque no lo creas

Se trata básicamente de un dispositivo que puedes dejar sobre tu cabeza, por ejemplo, cuando vas en un vuelo o cuando tienes la fortuna de contar con al menos 30 minutos de reposo en la oficina. Aura activa una serie de controles que tienen como objetivo que puedas meditar de algún modo, sin quedarte dormido y ofreciéndote una serie de medios útiles para lograrlo: audio para estimular tu cerebro y una serie de imágenes en movimiento y estudiadas en color con las cuales puedes obtener buenos resultados.

El visor es completamente retráctil, así que conseguirás un total aislamiento que es lo que más deseamos en este punto. No tienes que realizar ningún tipo de sonido o movimiento ni hay ninguna imagen que vaya a sorprenderte, y sino quieres personalizarlo, también puedes lograr una meditación guiada predefinida que te ayudará a estar en completo descanso.

Sin duda tenemos ante nosotros la evolución completa de lo tradicional, y aunque algunos podrían llamarlo egoísta, yo lo llamaría innovador y elegante y sin temor a equivocarme, creo que muy pronto veremos en el transporte público, personas que quieran huir de su realidad de algún modo y hacer más por sí mismos.

Deja un comentario